lunes, 11 de mayo de 2015

TALLER CAMBIANDO GRITOS POR BESOS Y ABRAZOS. EJERCICIO 5

Otra semana más, y ya van cinco siguiendo el taller de Nuria “Cambiando gritos por besos y abrazos”.
Lo estáis siguiendo? Notáis alguna diferencia en la relación con vuestros peques?
Me gustaría saber cómo os va, si os sirven los ejercicios o si tenéis dudas. Estaremos encantadas de ayudaros.

Antes de empezar con el ejercicio de esta semana, os recuerdo que os dejé pendiente la práctica del ejercicio anterior, “dar las gracias” (podéis leerlo aquí)

Os dije que incluiríamos los agradecimientos en la rutina nocturna y así ha sido.

Todas las noches, antes de leer el cuento, cuando ya están en la cama, hacemos una ronda de agradecimientos.
No dura más de dos minutos y nos hace acabar el día con una sonrisa que, haya ido el día como haya ido, hace que nos acostemos con muy buen sabor de boca.

Bueno, yo les doy las gracias a ellas primero, por algo concreto normalmente:
  • Haber ayudado a poner la mesa.
  • Haber jugado con mamá en la plaza.
  • Haber hecho los deberes o hacer caso cuando toca lavarse los dientes (esto os lo explicaré pronto).

Algo a cada una y luego ellas a mí. No quise alargarlo a ellas entre ellas porque me parecía más complicado, sin embargo, me sorprendió muchísimo la peque, que no tiene todavía cuatro años, cuando el tercer día de hacer la rutina dice: “Y le doy las gracias a mi hermana por ser tan buena conmigo”.
Ella misma incluyó a la hermana, así que también se dan las gracias a ellas.
Y al papá cuando está en la rutina de la noche y no trabaja.

A ellas todavía les cuesta encontrar algo concreto y muchas veces recurren al “gracias por ser tan guapa y buena”, pero a mí me vale, la verdad.
Otras veces es un “gracias por hacernos la cena” o “por no enfadarte con nosotras”.

De verdad que os recomiendo que hagáis el ejercicio, que encontréis un huequito del día para daros las gracias y notaréis esa felicidad que os recorre todo el cuerpo.
PROBARLO Y ME CONTÁIS

Bueno, y ahora sí que me pongo con el ejercicio de hoy, que consiste básicamente en hacernos caso cuando hacemos más de lo que queremos y aprender a decir que NO. Nuria os lo explica, como siempre, mucho mejor aquí.
La verdad es que este ejercicio no me ha costado mucho, la verdad.
Suelo poner freno bastante bien a las cosas con las que no puedo o las cosas que no quiero hacer en algunos momentos.
Con las niñas sobre todo. porque si no, estaría todo el día atendiendo sus peticiones, la verdad.

Cuando estoy cansada se lo hago saber. 
A veces quieren hacer manualidades y les digo que en ese momento no, pero trato de buscar otro momento para que no se sientan mal.
A veces la peque pide que la lleve en brazos y ya pesa bastante y hay días que duele la espalda. También se lo hago saber y por norma general lo entiende.

Pero está claro que tenemos que ser conscientes de nuestros límites, de nuestras necesidades, para que no nos sobrecarguemos y un día digamos BASTA, y estalle el monstruo que todas llevamos dentro.

Así que, coger papel y lápiz, hacer el ejercicio de Nuria y aprender a decir que NO cuando no estéis dispuestas a ceder, tanto en casa como fuera de ella con familiares o amigos.

Creéis que Ana Mamá de Verdad dirá que NO cuando se sienta desbordada? Pasaros por su blog y mirar cómo le ha ido el ejercicio de esta semana (aquí).

Y hasta aquí el ejercicio de esta semana. Podéis leer los anteriores aquí.

Y os recuerdo que ahora EL RINCONCITO DE MAMY TIENE NEWSLETTER.

Si no queréis perderos nada de lo que pasa en este Rincón suscribiros HACIENDO CLIK AQUÍ, y no olvidéis confirmar el mensaje que os llegará.

Y por último, os recuerdo que por fin está aquí el curso que estabas esperando. Si quieres llevar la disciplina positiva a tu hogar, este es el momento.
Aquí toda la información

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...